12 RAZONES POR LAS QUE UN NIÑO DEBERÍA ESTUDIAR MÚSICA (2a parte)

Aprendiendo violin

Consejos para padres de familia respecto a la importancia de la música en la vida de los niños.
3. Pensamiento lógico
Especialmente en los primeros cursos -en los que se asimilan e interiorizan los conceptos básicos de la música-, las matemáticas y la lógica son fundamentales para comprender e interpretar el ritmo. Por eso, estudiar música desarrolla el razonamiento lógico-matemático y estructura los mapas mentales.

4. Pensamiento múltiple
Además de la psicomotricidad que mencionábamos para tocar el instrumento, hay que tener en cuenta que las notas deben sonar con la duración, afinación, intensidad, ritmo e intención que se nos pide en la partitura. O que nos pide el director. O nuestro compañero de atril. O todos a la vez.

5. Sensibilidad artística
Por encima de cualquier requerimiento técnico la música es un arte. Siendo así, tocar un instrumento desarrolla la creatividad a través de la experimentación, canaliza la exteriorización de los sentimientos y fomenta el desarrollo del criterio artístico.

6. Capacidad de autoescucha y reflexión
Es evidente que para dominar un instrumento hay que escuchar lo que se está tocando, analizarlo y corregir lo que sea necesario. Con el tiempo, el hábito de escucharse a uno mismo va más allá del instrumento y con ello el análisis y la reflexión de lo que nos decimos a nosotros mismos.

facebooktwittergoogle_plusmail

12 RAZONES POR LAS QUE UN NIÑO DEBERÍA ESTUDIAR MÚSICA (1a parte)

Clases niños

Hoy iniciamos con consejos para los padres de familia, respecto a la importancia de la música en la vida de los niños.

1. Desarrollo de la psicomotricidad
Para tocar un instrumento lo primero es conseguir que suene ya sea soplando, frotando un arco, pulsando una tecla o rasgando una cuerda. Una vez conseguido esto, el siguiente paso es dar “forma” al sonido y tocar notas concretas accionando los mecanismos necesarios. Todo ello mientras se lee la partitura. Un ejercicio de psicomotricidad de lo más completo.

2. Competencias en idiomas
Esa partitura de la que acabamos de hablar contiene instrucciones precisas sobre el ritmo, la altura, la duración, la velocidad, el carácter y la técnica precisa para tocar las notas; expresadas solamente con lineas, puntos, y algún que otro símbolo. Es como aprender a leer otro alfabeto, de la misma manera que si aprendemos ruso, griego o mandarín. Pero vamos más allá: la música tiene frases, sintagmas (semifrases) y palabras (motivos) que dan sentido al discurso musical, un auténtico sistema sintáctico que da coherencia a la música. Mientras aprenden música mejorarán su aprendizaje en conceptos propios de las lenguas y las competencias necesarias para aprehenderlas.

Fuente:
Eduard Ruano, profesor de Tuba del
Conservatorio Profesional de Zaragoza
facebooktwittergoogle_plusmail

UN CONSEJO DEL REY DAVID PARA LOS MUSICOS CRISTIANOS

Rey David

La tarea de un músico cristiano, es poder llevar al pueblo en alabanza y así puedan entrar a la presencia de Dios. Así de práctico y complejo a la vez.

Práctico, porque es como llevar a una persona frente a una puerta para que esa persona pueda entrar. Pero complejo porque ¿cómo podrí­a llevar alguien a otra persona si nunca ha entrado por esa puerta? Y más trágico aun, si esa persona ni siquiera sabe donde queda la puerta.

Los músicos no son cantantes (aunque canten) y no son artistas (aunque la música es una forma de arte). Quienes se ponen delante de un grupo de personas o una multitud, domingo a domingo y cada vez que se reúnen, son instrumentos que el Señor quiere usar para llevar a cada persona a tener una experiencia con la transformadora presencia de Dios.Creo que muchos de los músicos de hoy en dí­a, están más preocupados en la perfección de los acordes, en la voz que proyectan y en la armonía de sus instrumentos. Triste porque no veo la misma pasión para buscar del rostro de Dios. Es verdad que los músicos deben practicar para depurar y mejorar el talento, pero cuando no hay la misma determinación para pasar tiempos a solas con Dios, entonces algo está mal.

Por otro lado, muchos músicos ponen excesivo cuidado en su apariencia y aunque esto es importante, lo llevan al extremo, pensando que son representantes de la moda antes que ministros de Dios. Y allí­ reside el problema:

¡Los músicos de hoy en dí­a, no se ven como ministros! Ya sea porque no se lo han enseñado o porque es más llamativo sentirse como una estrella.

Ustedes, los músicos cristianos, son ministros que tienen el privilegio de servir, pero también la responsabilidad de conducirse como tales. Puesto que lo más valioso que le ofrecen al pueblo de Dios, es el respaldo divino, el testimonio y la unción que vienen sobre los que lo buscan í­ntimamente. Dios no se impresiona por los talentos, pues en el cielo hay unos cuantos ángeles que cantan un poquito mejor que los músicos de hoy. Dios se impresiona por quien tú eres cuando estás en lo secreto. Dios se impresiona con quienes pueden pasar un tiempo a solas en su presencia, con el único interés de complacerlo.

Sigan sirviendo en esa honrosa área del ministerio, prepárense, capací­tense y desarrollen el talento que Dios ha depositado sobre ustedes, pero por encima de todo eso, busquen de su presencia con más pasión. No se olviden que son ministros. Amados ministros.

tomado de “eltecladodegerson.com

facebooktwittergoogle_plusmail